• Menu
eat at local restaurants

Qué hacer en Corea del Norte

Comprar souvenirs

shop for souvenirs north korea

Cuando se viaja a cualquier país comprar souvenirs es una buena idea, pero aún es mejor en Corea del Norte. Puesto que son muy pocos los que han estado aquí, un recuerdo traído de Corea del Norte es harto infrecuente, y poseer souvenirs norcoreanos implica que se pertenece al selecto grupo que ha podido visitar la “tierra prohibida”.

Algunos de los recuerdos que pueden llamarle la atención son las postales y, los más populares de todos, los sellos. Sin embargo, los más interesantes serían los materiales de propaganda, por ejemplo, libros y videos.

En algunos destinos turísticos tendrá la oportunidad de comprar cuadros recién pintados, con su propio nombre y la firma del artista escritos en la parte inferior. Es posible que encuentre algunas pinturas del realismo socialista a la venta, pero tenga en cuenta que los funcionarios de aduanas no están muy por la labor de dejar que estas obras salgan del país.

Además, si entra en sus planes visitar Corea del Sur acto seguido, sepa que los materiales de propaganda norcoreana no están permitidos dentro de sus fronteras. Puede llevarse a casa este tipo de recuerdos sin problema alguno si abandona Corea del Norte en un vuelo hacia Pekín o en tren hacia Dandong.

Comer en los restaurantes locales

eat at local restaurants

Las noticias se han hecho eco de la escasez de comida en Corea del Norte y este es un dato cierto. Sin embargo, yendo con un guía turístico tendrá la seguridad de no pasar hambre durante el viaje.

Comer en los restaurantes locales es un experimento para sus papilas gustativas. Debido a que la escasez de ciertos alimentos es muy pronunciada, los restaurantes han echado mano de la inventiva para poder servir la misma sabrosa comida norcoreana empleando un rango limitado de ingredientes. Le sorprenderá el ingenio que demuestran para recrear sus mejores platos prescindiendo de uno o dos de los ingredientes clave.

Por otra parte, la escasez de alimentos hace que la variedad de comida disponible sea limitada. Si se cansa de tomar los mismos platos una y otra vez, puede pedirle a su guía turístico que le lleve a otro restaurante o local de comidas en el que pueda probar otras recetas locales.

Beber a placer

Drink to your heart’s content

Corea del Norte es un sitio estupendo para aquellos a quienes les gusta beber, ya que el alcohol está muy barato. Por ejemplo, un botellín de cerveza de 650 ml cuesta poco más de €0.50.

Además, sus bebidas alcohólicas no sacrifican la calidad por mor del precio. El insam-ju es la especialidad norcoreana y consiste en vodka con ginseng, para hacerlo aún más explosivo. El Taedonggang, una cerveza local, está también deliciosa: se compró la cervecería de Ushers of Trowbridge en el Reino Unido y se trasladó físicamente a Corea del Norte. El soju, o vino de arroz, goza de aceptación en todo el mundo y se fabrica con diversos estilos y sabores.

Al igual que en cualquier otro sitio, asegúrese de seguir la norma del consumo responsable. Cualquier problema que cause en territorio norcoreano debido a una intoxicación etílica hará recaer sobre usted y su guía turístico penas severas. Pasárselo bien y beber con los amigos no es problema, mientras conozca sus límites y respete a los demás en todo momento.

Ver el festival Arirang

Watch the Arirang Festival

La Gimnasia de las grandes masas y Actuación artística Arirang, conocidos colectivamente como el festival Arirang, son una de las atracciones turísticas más célebres del país. Tienen lugar en el estadio Rungrado May Day de Pionyang, y se celebran en la fecha de nacimiento de Kim II Sung, el 15 abril.

El festival Arirang consiste en dos partes: un festival gimnástico y otro artístico. Se desarrollan a lo largo de un periodo de dos meses y en ellos participan incluso niños norcoreanos de cinco años de edad.

La apertura del festival Arirang son los juegos de masas, caracterizados por los gigantescos mosaicos “vivientes” hechos por más de 30.000 escolares norcoreanos; sostienen tarjetas de colores y, con una coreografía perfecta, crean imágenes cargadas simbólicamente desde la perspectiva de la cultura del país.

El festival Arirang  es una ocasión trascendental para la nación y presenciarlo, en especial la ceremonia de apertura, permite un inusual atisbo del espíritu alegre y festivo que también habita esa Corea del Norte, tan a menudo percibida como lúgubre.